Por: - enero 13th, 2011 - Sin Comentarios »
babyshowerafiche

Estreno de la semana: Baby Shower (o cómo NO se deben hacer las cosas)

Perdone la demora, pero no es fácil reponerse después de ver “Baby Shower”, la última película del periodista, guionista y escritor multi-uso chileno Pablo Illanes (sí, el mismo que escribió exitazos telenovelísticos como “Adrenalina”, “Machos”, “Alguien te mira” y “¿Dónde está Elisa?”). Probablemente ahora usted, lector, lectora, estará pensando: “¡Así que es buena la película!”, y planeando desde ya cuándo ir a verla a su cine más cercano. Piénselo dos veces. O tres, mejor.

Illanes, gracias a esta película, puede ser catalogado como:

  • Un terrible cineasta, un Ed Wood -sin el amor al arte, ni los amigos choriflai, pero probablemente con el cross-dressing, uno nunca sabe- de mala calidad, un directorcillo que mejor se hubiese quedado en la nave madre de las teleseries, un lugar que parecía serle cómodo y seguro.
  • O puede ser un genio. Un hombre que entendió que las películas de terror sólo pueden hacerse para reírse de ellas, y que lo logró tan bien que consiguió que una servidora se riera durante toda la película.

¿Por qué?, se preguntará -y con toda razón- usté en su casa. Le explicamos.

Baby Shower se trata de… bueno, un baby shower.  Pero no uno cualquiera, no, señor. Es una reunión de cuatro amigas -una de ellas embarazada de mellizos- en la casa que ésta última tiene en el campo, a media hora de Santiago y donde se evita contestar el teléfono a toda costa.  Pero la embarazada no está sola. Viene con, además de las guaguas, un pack sectario comandado por la siempre aterradora Paty López, y con un huaso que no habla mucho -y que es protagonista de la escena que definió un nuevo concepto: “hacer un Claudia Burr” – también incluído en la promoción.

Las 4 amigas, Ingrid Isensse -la embarazada-, Claudia Burr -la exitosa que llega con asistente a la reunión de amigas-,  Francisca Merino -la mamá muy mamá que vive hablando de sus niños… y el mejor zombie que he visto en mucho tiempo-, y Kiki Rojo -la amiga abierta de mente, relajada y cocainómana-, llegan a esta casa donde todo es lindo, tranquilo. Todo es buena onda. Hasta que deja de ser así, porque detrás hay todo un drama, una purificación del alma, una salvación de esos pobres inocentes que van a nacer en este mundo tan terrible y corrupto… y cuando en una película empezamos a hablar de “purificación de almas”, hay que saber que después de eso empiezan a pasar cosas raras.

Ay, cómo queremos contarle lo que pasa después, pero no. Mejor no. Mejor vaya a verla ahora mismo, porque se estrenó hoy y, más para mal que para bien, hay que verla.

Go!

y

Relacionados