Por: - enero 27th, 2010 - 11 Comentarios »
Avatar.

“Avatar”: La Locura de lo Humano

“¿Estoy loco?” es algo que todos nos preguntamos en algún minuto. Lo loco es que el hecho de cuestionárselo pareciera ser signo de cierto monto de sanidad mental.

Cada vez estamos más desconectados de los sentimientos, de los instintos, del medio ambiente, de las relaciones… en fin, de las cosas que resaltan como las más importantes cuando nos topamos con el dolor o la muerte. Los espacios se han vuelto más y más plásticos, las personas más robotizadas, el sistema más enloquecedor…

Quizás se les llama “locos” a aquellos que están más conscientes de la enajenación del mundo y de las emociones que esto les despierta. Lo “normal” pareciera tener relación con adaptarse y sobrevivir a una sociedad cada vez más rápida, estresante e impersonal.

La película “Avatar” permite sumergirse en el mundo de Pandora, donde la comunicación, la transparencia, la valoración de cada ser vivo desde lo que es, la humildad y el contacto profundo con las sensaciones físicas y emocionales, pasan a ser el núcleo de la existencia. Es como si de golpe te recordaran los valores, los principios, las gratificaciones más básicas, que parecen desvanecerse en la rutina cotidiana.

Es doloroso darse cuenta que vivimos en el mundo “real”, el de las retroexcavadoras que arrasaban con el árbol de la vida, el de la violencia y en el que se tilda de “locos” a aquellos que aun se maravillan con las cosas simples de la naturaleza, del cuerpo y del alma, propios y de otros.

Entonces; ¿Quién está loco? O más bien, ¿quién está más loco?, porque un poquito de locura es un ingrediente sabroso del que nadie se libra. A veces pareciera que lo “normal”, la norma, la sociedad globalizada, es locura. Y para ser funcionales habría que imbuirse en ella y enloquecer un poco.

Es por esto que “Avatar” siembra la duda, crea conciencia de que es necesario lograr desligarse de las muletas de los prejuicios, de los encasillamientos y de las necesidades prefabricadas, y volver a caminar con nuestras propias piernas. Así como el personaje de “Jake Sully”, quien a través de su avatar (cuerpo artificial Na’vi) se levanta de su silla de ruedas y aprende una nueva forma de avanzar, movilizado por las motivaciones más básicas, por el goce del contacto con la naturaleza y la atracción que produce el contacto con otros y con nosotros mismos.

Relacionados

  • Juanes

    Oh, por fin alguien que me entienda, estas cosas me las he planteado muchas veces. Excelente película y excelente columna. Saludos

  • camila

    Excelente!!! Uno de aquellos misterios que a pesar de los miles de grandes genios que le han dado una vuelta, no han logrado resolver desde la racionalidad. Supongo, que en este caso la respuesta es tan simple y tan difícil como que la sanidad es lograr una cierta paz con uno mismo, con quien uno es, desea y las cosas que hace cada día (sea lo que sea lo que signifique eso!!!)

  • Carolina Carre&ntild

    Desde que ví Avatar me provocó exactamente lo que comentas, como podemos hacer para que el arbol no muera? como poder mirar a naturaleza y cuidarla, y como poder ser feliz sin tener tanto…simplemente la locura de no mirar adentro tuyo.

    Gracias por la reflexion!!!

  • pao

    que reflexión más buena, y que buena columna! felicito por poner temas con un angulo tan interesante. ahora quedo pensando más en avatar. porque cuando la vi no daba con la reflexion que aqui se plantea.

  • Sebastián Gallardo S.

    Me gustó Mucho… :)

  • Maite Castaneda

    Me gusto mucho Antonia. Saludos, Miti.

  • Magdalena

    Que importante es la sanidad mental hoy en día, tener la cabeza racional, funcionar con lo que funciona el mundo social, adaptarse rápidamente. Imponemos grandes demandas a las personas más sensibles. Cuando vi la película me pareció que muchas de las personas simplemente habían perdido la capacidad de mirar a otro y entender su situación, y por sobre todo respetarla. Eso me lleva a preguntarme: ¿quiénes son los locos y ante los ojos de quién?
    Saludos! :)

  • alejandra biggi tron

    lo mas valioso de este buen articulo es que trasmite esperanza de que la esencia del ser humano no se esta perdiendo, gracias por tener el valor de ponerlo en una revista.

  • Andrea Zwanzger

    Anto,

    ame esta pelicula y aunque no hice la reflexion concientemente, creo que la ame por lo mismo que tu planteas aqui. La naturaleza es la escencia de la vida, si no la cuidamos, somos nosotros los que más perdemos. Que ganas de ser un avatar, y dejar esta vida llena de exigencias y poca tolarenacia, donde muchas veces uno se siente perdido. Que ganas de tener más tiempo para disfrutar de las maravillas de la naturaleza y de tus seres queridos…

  • Ricardo L.

    Anto, me encantó tu reflexión. Si bien no vivimos en Pandora, sinó el chilito, somo nosotros mismos quienes nos enfrascamos en el sistemas, nos atamos a él y dp nos quejamos por estar atrapados. Un bonito desafío es como hacer de nuestros mundos un Pandora. Estar más ceca de la naturaleza? Concectarse más con quienes nos rodean, o tal vez con uno mismo? Ponerse los lentes mágicos que nos permite ver este otro mundo llenos de conexiones, causalidades y sentido? No los se… He conocido personajes con una mirada mágica de la vida y es soprendete como la vida les respondía con magia…
    “Similar atrae a similar.”

    Gracias por tu columna!

  • lucía

    Simple y sanadora reflexión querida Antonia. Ese mundo de Pandora no ha estado siempre allí dentro de nosotros? Es el anhelo mas profundo de nuestro ser el querer permanecer allí. A pesar de todo,miro al futuro con optimismo, en la medida que nos mantengamos conectados con nuestras propias consciencias,enseñándoles a nuestros hijos los valores y principios de una vida simple y racional. A todos nos corresponde una tarea.Debemos retornar a la naturaleza, ella nos ayudará a armonizar nuestra propia naturaleza física, mental y emocional, y así podremos mirar y valorar a cada ser vivo de este planeta.

    Que bueno sentir la compañía de otros en nuestras propias percepciones. Gracias querida.